Categoría: enclaverural

Las herramientas del yoga

Llegamos al yoga por diversos motivos y por diversos caminos. Unas personas acceden buscando una solución a problemas físicos, otras buscando una solución a preguntas espirituales. Al final todos nos encontramos en la misma sala y con nuestro objetivo personal.

Pero una vez que estamos aquí, la mayoría coincidimos en que el yoga nos cambia la vida, a mejor. Ya sea porque nos sentimos mejor físicamente o porque sentimos que encontramos cierta calma a nuestras inquietudes espirituales.

¿Qué es lo que nos lleva a experimentar este cambio? 

En una práctica de yoga trabajamos tanto a nivel físico como a nivel mental.

La parte física es fácilmente reconocible puesto que, con dedicación y voluntad, puedes observar cambios físicos, como el aumento de la fortaleza, del equilibrio, cambios en la flexibilidad, etc.

La parte mental es algo más sutil, que al principio es poco susceptible, sólo percibimos que nos sentimos mejor, con más ánimo, más alegría…

Pero, tanto la parte física como la parte mental están unidas y colaborando entre sí, por ejemplo, en una postura de equilibrio es tan importante la práctica de entrar y experimentar donde está mi centro físico para mantener el equilibrio, la parte física, como la estabilidad y equilibrio mental para sostener la postura sin caerme, la parte mental.

Por lo tanto en una misma postura, âsana, estamos trabajando tanto la parte física como la mental y lo importante de esto es el cómo lo llevamos a nuestra vida cotidiana, es decir, cómo este trabajo se refleja en mi día a día. Cómo la práctica de yoga puede influirnos en nuestras respuestas ante diversas dificultades o adversidades que nos podemos encontrar de manera improvista en nuestra vida.

¿Cuáles son las herramientas que nos facilita el yoga?

Ante una dificultad o adversidad, una respuesta muy común, es la de aferrarnos a la emoción negativa que produce. Estas pueden ser muy diversas, desde ira hasta tristeza, frustración, victimismo… 

El aferramiento a la emoción afecta a nuestro estado mental y físico, activando nuestro sistema nervioso simpático, aquel que está relacionado con la huida, el instinto de supervivencia, etc. 

Dependiendo de la dificultad que tengo delante, así responderá mi sistema nervioso simpático que actuará sobre mis sensaciones y mis emociones, y así actuaré ante lo y los que me rodean.

El yoga proporciona las herramientas necesarias para poder crear un espacio donde habitar, o sostener, la dificultad, sin aferrarnos a la emoción negativa que produce, otorgándonos la libertad de poder decidir si queremos aferrarnos o no a esa emoción.

Las herramientas que desarrollamos con la práctica de yoga son:

  1. La mirada atenta en un punto: Permite crear un espacio interno, difumina lo que ocurre alrededor, para poder prestar atención plena a cómo estamos experimentando la realidad que estamos viviendo en ese momento.
  2. La respiración: Una respiración lenta y larga nos ayuda a oxigenar el organismo que nos ayuda en momentos de estrés, ansiedad, ira.. activando el sistema nervioso parasimpático, el de la calma y tranquilidad, e inhibiendo el efecto del sistema nervioso simpático, el que causa las emociones negativas.
  3. La capacidad de observar: Cuando la mente no está absorta en la dificultad adquiere la capacidad de observar y determinar cuales son los factores que te han llevado a ese momento. 
  4. La capacidad de decidir: Decidir lo más conveniente para ti en ese momento.

En cada postura, âsana, que practicamos ponemos en práctica estas cuatro herramientas. 

Al mantener una postura se produce una sensación incómoda. Para habitar y sostener esta sensación dirigimos la mirada a un punto concreto, en yoga lo llamamos drishti. Esto nos permite centrar la atención hacia el interior y concentrarnos en una respiración lenta y larga que nos oxigena y activa el sistema nervioso parasimpático, permitiéndonos habitar la postura para desarrollar la capacidad de observar.

Observamos qué es lo que me está causando malestar en ese momento y pueden ser multitud de factores, desde una postura forzada para intentar llegar a un objetivo poco real para mí, hasta algo más técnico como un pie que no está alineado con la rodilla.

Y una vez que hemos observado qué es lo que me está causando esa sensación incomoda puedo decidir qué hacer. En el caso de la postura forzada puedo decidir soltar la exigencia que me estoy autoimponiendo, en el caso de que sea algo técnico, puedo ajustar la postura para evitar ese malestar.

postura de yoga

 

Poder desarrollar estas herramientas para ponerlas en práctica en nuestra vida cotidiana es a lo que deberíamos aspirar en nuestra práctica de yoga y es el camino para desarrollar cualidades como el estado de contento (santosha) y dicha.

contento yoga en clave rural

Apúntate a mi newsletter

¡Suscríbete a mi newsletter para recibir contenido adicional, novedades y promociones exclusivas
¡No hacemos spam! Lee nuestra Política de privacidad – Yoga en clave rural para obtener más información.

Nuestros certificados

En el mundo del yoga hay diferentes opiniones respecto a las certificaciones. Por un lado están aquellas personas que opinan que el yoga es una enseñanza que se ha transmitido de maestro a alumno de manera tradicional y que el reconocimiento como profesor te lo otorga el nombre de tu maestro y las horas de prácticas personales.

Por otro lado, están aquellas personas para las que sin un diploma, un sello o algún tipo de reconocimiento por escrito, no hay una autenticidad, o una verificación, de tu trayectoria y formación como profesor.

Vivimos en una sociedad en la que, en los últimos años, hay cursos para todo lo que puedas imaginar. Tan sólo escribe lo que se te ocurra en el navegador y a continuación te llegarán multitud de anuncios de formaciones al respecto. La mayoría son formaciones propias que otorgan un pseudo diploma que realmente no va a ningún lado, porque no forman parte de formaciones regladas y reguladas por el estado.

Pero en España, por petición de numerosos profesionales, el estado ya está comenzando a regular la enseñanza del profesorado de yoga, por lo que elegir una buena academia, o escuela, es importante. El primer paso sería contrastar la titulación que te ofrecen con la normativa que regula el sector en tu comunidad o país.

En Yoga en/clave Rural, apostamos por dar a nuestros alumnos la mejor calidad y somos de los que pensamos que el título no lo es todo, lo principal es la práctica y la experiencia, pero ayuda a dar una imagen seria y comprometida. Por eso hemos trabajado, y seguimos trabajando, duramente para obtener los certificados que nos avalan como profesores de yoga. 

Impartimos clases los lunes, miércoles y viernes en presencial, en Espinosa de los Monteros (Burgos)

Si quieres unirte a la comunidad, ya sea en presencial y online. Escríbeme!

Presentación

Soy Yolanda, profesora de yoga, nutricionista ayurveda y estudiante de Administración y Dirección de empresas.

Desde que tengo uso de razón he vivido en un pueblo. Desde un pequeño pueblo de Málaga, hace once años, me trasladé a un pequeño pueblo al norte de Burgos.

Aquí comencé a practicar yoga. En esta época el acceso a las clases de yoga en un pueblo era muy limitado, aún no había estallado el boom de las clases online. Así que, con los recursos que tenía a mano, a través del estudio de los libros de prácticas y filosofías de esta corriente, comencé a caminar por el sendero del yoga, que en realidad es un camino interior de autoconocimiento.

Conocerse a si mismo significa identificar aquello que te hace bien y aquello que no te hace tanto bien, y poder elegir. Esto es Ser Consciente. Adquirir la consciencia que te permite elegir lo que te nutre, lo que te equilibra y lo que te lleva al bienestar físico y emocional.”

.

.

.

Ahora tengo que hablar de la pandemia que sufrimos en 2020-2021. Hoy día podemos decir que, para muchos, la pandemia, marcó un cambio en nuestras vidas. Yo me encontré con la necesidad de colaborar con la sociedad transmitiendo todo lo bueno que el yoga me había aportado, pero no sabía cómo, me faltaba una base, una formación, porque hasta ahora había sido autodidacta. Así que, después de ocho años de práctica personal, empecé a formarme como profesora de yoga.

En estos últimos años he completado la formación de 500H como profesora de Hatha Yoga con la especialidad de Yoga Restaurativo en la Escuela Internacional de Yoga, 200H en Ashtanga Vinyasa Yoga con la Escuela Sampoorna Yoga. Con respecto a la ciencia que acompaña al Yoga, Ayurveda, he completado la formación como Asesora en nutrición Ayurveda con el Instituto de Yoga y Ayurveda y la diplomatura en Nutrición y Masaje Ayurveda por la Escuela Superior de Ayurveda.

.

Y ahora que estoy preparada para compartir, te presento mi proyecto:

Yoga En/Clave Rural, es un espacio de bienestar donde restaurar la salud y mantener el equilibrio cuerpo y mente a través de técnicas con las que lograrás sentirte bien por dentro y por fuera.

Con atención personalizada y a través de diferentes actividades destinadas al cuidado personal y al contacto con el entorno, (yoga, talleres de ayurveda, nutrición consciente, cosmética natural, masajes, meditación, rutas etnobotánicas, etc..) lograrás un cuerpo sano, en forma, en equilibrio emocional, desconectado del estrés y conectado contigo. Además, disfrutarás de un ambiente de comunidad y respeto, donde compartir experiencias y retomar el contacto con la esencia personal propia.

Estamos ubicados en Espinosa de los Monteros, al norte de Burgos, un enclave único y mágico para restablecer el equilibrio y la calidad de vida.

.

.

Deseo que este proyecto pueda ayudarte a Ser Consciente de todo lo bueno que hay para ti.

Yolanda

Banner de Consentimiento de Cookies por Real Cookie Banner